miércoles, 23 de marzo de 2011

Alai, la perspectiva y la fotografía


Tener que estar cuidando a un niño pequeño es una tarea agotadora pero que a veces se torna muy didáctica. Estos días con Alai me he pasado un buen rato enseñándole fotografías de la familia que están en diferentes marcos por la casa. Reconoce ya quién es quién, la amatxo, el aita, el perro, pero siempre le da la vuelta al marco buscando una amatxo en miniatura, un mini-perro que se esconde tras la "ventana". Lo ha repetido varias veces y creo que no es casualidad. Está aprendiendo a mirar fotografías. No sabe que está siendo engañado, que no es real y busca esa tercera dimensión que conoce desde que empezó a gatear. Por eso mira una y otra vez, buscando y preguntándose que cosa rara es esta ventana mágica. Además de ser la forma más "perfecta de reflejar la realidad" la fotografía es también la gran embustera. El niño está aprendiendo experimentando. Es la "Ley de la experiencia" uno de los dilemas filosóficos de Immanuel Kant. La experiencia previa define la forma con que percibimos las figuras y el espacio.



Mirando por San Google sobre el tema, he recogido esta imagen de la página web de El Cedazo de un interesante artículo sobre la percepción visual gestáltica. Dice lo siguiente:

"Este dibujo, fue utilizado por Robert Laws (1851-1934) para poner a prueba esta ley. Cualquiera que esté habituado a vivir en ambientes angulares -como tu casa-, percibirá que se trata de una habitación, cuyas paredes y techo están insinuados por el rayón central, en virtud de la ley de cierre, y por la ventana del lado izquierdo. Pero cuando este dibujo les fue mostrado a personas residentes en Malawi (sudeste de África), la mayor parte respondió que la familia que allí aparece se encuentra bajo un árbol, y que la “ventana” del lado izquierdo es una caja que reposa sobre la cabeza de la mujer. (Recuerda que hablamos del siglo XIX). Nota cómo el ámbito social resulta ser un factor clave en la interpretación de las figuras".

El autor le da mucha importancia al hecho de que se trata de una experiencia del siglo pasado puesto que hoy en día casi todo el mundo sabe leer una imagen. La perspectiva artificialis que nació en el renacimiento y que en cierta manera provocó la aparición de la fotografía se ha impuesto sobre todos los ámbitos y culturas. Quizás todavía, en algún rincón del amazonas haya un grupo humano que las mire y busque que hay por detrás, como hace mi hijo.



Además reflexionar sobre el tema me ha llevado a recordar como todos necesitamos experimentar continuamente hasta que nos damos cuenta de la realidad de la imagen fotográfica. Y he recordado algo gracioso que creo que le habrá pasado a más de uno. Cuando era chiquito y ponían patinaje sobre hielo en la televisión, me agachaba e intentaba colocarme lo más cerca posible para poderles ver las bragas a las patinadoras.

1 comentario:

Pablo dijo...

Madre mía, Joseba, ¡Qué peazo entradón al blog!
Zorionak!!
Te lo linko en mi twitter para que entre más peña