jueves, 15 de abril de 2010

Bar "El Bar" I


La serie que voy a ir mostrando es un trabajo que no finalicé y espero que no lo pueda hacer jamás. Hace unos años la precaria situación fotográfica en la que me encontraba me hizo pasar una temporada en un bar de barrio. Su nombre era para no comerse la cabeza, "El Bar". Así de claro, sin confusiones. Para no malgastar el tiempo poniendo cafés y limpiando los cristales, que era para lo que me pagaban, y como la fotografía la tenía siempre en la cabeza, empecé a fotografiar a los clientes. Les hacía mucha gracia, pero lo importante era que me dejasen trabajar. Con unos cacahuetes y un poco de labia conseguí fotografiar a muchos de los habituales del lugar. Algunos buena gente, otros, animales de barra, de estar dos o tres horas fichando todos los días. En el bar comprendí lo miserable que es la vida de mucha gente, lo solos que estamos, aprendí que mi buena intuición no era infalible, que ese que no ha roto un plato es el que te jode el día. Y lo peor fue que me convertí en un misántropo, calculo que al 95% de la clientela la hubiese atado una piedra al cuello y al río Sadar. Por eso espero no seguir haciendo esta serie fotográfica nunca, aunque quién sabe, la vida da muchas vueltas.

Argazkilari eta artista batzuek ez dute nahi euren iraganari buruz hitz egiterik. Betidanik artistak dira eta horrela dabiltzate mundutik. Ez dute nahi erakusketa baten kartelak jarri kaleetatik, ez dute nahi laukiak ipiñi, batzutan "Divismo krisiak" sufritzen dute eta mortalak euren "artista jarrerak" pairatzen dugu. Jasanezinak dira eta leku guztietan daude. Beste batzuk langile arruntak gara eta gaur argazkintzan gaude eta bihar auskalo. Baina gaztelaniaz esaten den bezala: Nunca se me han caído los anillos por trabajar en un sitio o en otro".

3 comentarios:

Edu-Taxilari dijo...

joder joseba, ¿misantropo?, vaya adjetivo, bueno no me preocupa, porque por lo poco que te conozco y lo mucho que te aprecio se que tu humanismo es infinito, y que tu cercania no solo a los problemas más cercanos sino a los de tus congeneres te afectan y tratas de aliviar los sufrimientos, porque la recompensa es tu propio bienestar.

Un saludo a Ana y a Alai.Espero que vaya creciendo fuerte y critico jejeje.

Un abrazo para ti salao.

Edu-Taxilari

el mejillon suicida. dijo...

sinceridad ante todo!
Cuando alguien me viene con que siempre hay que ser amable con los demás me quedo callado (soy borde por naturaleza).

Sería una terapia cojonuda para convencerles de lo contrario pornerles a trabajar de cara al público. En un bar, de vendedor, etc...A ver quién es el simpa´tico que lo aguanta.

joseba zabalza dijo...

Edu, mientras hacía la entrada pensaba en ti, un fotógrafo que en estos momentos ejerce de taxista, lo mismo que yo cuando trabajé n el bar.

Lo que dice el señor mejillón es una verdad como un templo. Ponte de cara la público y luego me dices... De todas formas sin servir copas, lo de fotógrafo (depende que fotografia hagas) es parecido. Estás también de cara al público, aunque menos condicionado.

Salud.