miércoles, 28 de noviembre de 2012

Los chicos del coro y el espontáneo




El pasado sábado me encargaron hacer fotos de un coro de Barañáin. La fotografía se va a utilizar en un cartel de promoción y la idea de la diseñadora que me contrató es hacer un montaje. Utilizar esta foto y recortarla, insertando la imagen de sus componentes en otra en la que el fondo es el Castillo de Xabier.

La fotografía se hizo como buenamente se pudo. Se eligió el fondo menos malo de los que había en el lugar. Hice varias tomas, en estos encargos es importante que salgan todos bien, sin los ojos cerrados, no sabéis que pollos te pueden montar.

Pues bien, mientras hacía las fotos noté como la gente desviaba la mirada hacía un punto no muy lejano. Y ahí estaba él, con su máquina compacta haciendo fotos sin parar. Tuve que emplear, siempre me repito, la frase "dejen trabajar a los dobladores", para que el espontáneo dejase de llamar la atención. Lo jodido fue que después empezó a despistarme a mi, poniéndose muy cerca y todo interesado en como trabajaba. Al final de giré y le hice un robado. Cuidado con este elemento que es como el Mono Txarli de la Taconera. Si te descuidas es capaz de robarte las gafas.

1 comentario:

Edu-Taxilari dijo...

Jajajaja..muy bueno... grupopgrafo con curioso